9 de mayo de 2011

Un poema hermoso de verdad de la gran poetisa chilena Rosa Valdivia M.



Abraza las ilusiones, emerge con tierno desafío sin temores
EL SABOR DULCE DE TUS LABIOS

Leve susurro, continuo rumor,...
Es el eco del sueño
que vela, se revela,
clama,
bogando al alba su esplendor.

Lo busqué y lo encontré ¡ay! majestuoso...
Despertando toda clase de placeres,
desde lejos le observo
huye así la soledad llevándose la ausencia,
solo queda el silencio
sobre los reflejos de los pensamientos.


Los deseos brotan a borbotones
quiero de el, todo, sin reservas,
de su miel, manjar de dioses.

Sabor dulce entre mis labios

Elevándome al éxtasis
insaciable de esta agonía
soborno las agujas del reloj
para que el tiempo nunca
me deje vencida.

Amando, siempre como el fuego,
inextinguible, limpio, eterno.

Suaves manos que acarician y desgarran,
colonizando cada parte de mi
cuerpo montes y montañas,

Labios húmedos enajenados
tragan las doradas mieles
que besando y besando van viviendo
y entre beso y otro beso van muriendo.

Se fusionan todas las extensiones
se absorben gota a gota los sudores

Dejando mis huellas en él
por que él me ha dado alas de inmensidad,
para volar al abismo de su profundo amar...

Se viene como una brújula a guíar mis sueños
siendo eco en mi silencio
que susurran al oído los te quiero
arrastrándome a su andar
y me hago suya, suya hasta el final

Sorbos de alegría,
beben mis labios
una rosa se fue deshojando
y vigoroso el silencio,

Montes recorridos
desquiciada me pierdo
con aroma de vida
de sueños vividos ....

Rosa Valdivia M.
Santiago, Chile

1 comentario:

Lexluthor dijo...

Hermoso poema totalmente cautivante que traspasa los límites de la esencia haciendo de cada sentimiento plasmado algo místico y de sutil belleza, a mis ojos lectores aflora cada verso de tal que trastoca los sentidos hasta elevarlos, hasta sentirlos y desplegarlos queriendo anhelar poder sentir esa bella sensibilidad tan suya. Cada verso palpita ese destello de pureza en el alma, esa gran sensibilidad que proyecta, penetrar y estremecer los confines de la piel y del corazón mismo haciéndonos sentir y valorar esa esencia esa capacidad tan pura de amar, la esencia de un gran poeta como pocos pueden transmitir.

Admirador pleno de Rosa Valdivia M.



Mil gracias por compartir su MAGISTRAL Poema.